Autor Tema: La Lluvia Tardía  (Leído 2127 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Ğeγ©e®

  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 8,282
  • País: pe
  • Reputation: +224/-0
  • Sexo: Masculino
  • Perú para XTO
    • D'CRISTO
    • Email
La Lluvia Tardía
« en: Miércoles 11 de Feb, 2009, 10:54:08 am »
Apologetics Press :: Temas Doctrinales La Lluvia Tardía [Parte I] por Michael Cortez

Era el año 1906. La gente se reunía por millares en el antiguo local de la Iglesia Metodista Episcopal Africana ubicada en la calle Azusa 312 en el centro de la ciudad de Los Angeles, California. Este evento, el cual llegaría a ser conocido como el Avivamiento de la Calle Azusa, estaba obteniendo atención mundial, y crecía en popularidad e influencia (“Pentecostalism”, s.d.). Algunos estaban disgustados por las actividades del avivamiento, y le catalogaban como “el último vómito de Satanás” (“Asuza Street Revival”, s.d.). Sin embargo, aquellos que creían en la veracidad de la ocasión le llamaron algo completamente diferente. Mientras que los creyentes repetidamente cantaban una canción titulada, “The Comforter Has Come” (“El Consolador Ha Venido”) [“Asuza Street Revival”, s.d.], los predicadores del movimiento pentecostal en desarrollo proclamaban la llegada de la “Lluvia Tardía”.

¿Qué es la “Lluvia Tardía”? ¿Se encuentra esta frase incluso en la Biblia? Si se encuentra, ¿existen profecías que apoyen la idea de múltiples derramamientos del Espíritu Santo? Todas estas son preguntas importantes que se relacionan a la doctrina pentecostal de la “Lluvia Tardía”, y son dignas de consideración. En este artículo, estaremos hablando de la “Lluvia Tardía”. Primeramente, comenzaremos mirando la Persuasión Pentecostal y la Refutación Bíblica.

LA PERSUASIÓN PENTECOSTAL

La doctrina pentecostal de la “Lluvia Tardía” es una de las doctrinas fundacionales de este movimiento. Un escritor pentecostal declara que esta doctrina es “otra explicación principal del movimiento pentecostal” (Roebuck, s.d.). La justificación de un segundo derramamiento del Espíritu Santo es presentada en esta doctrina, y a través de ésta, la actividad milagrosa en el mundo moderno no es solamente aceptable, sino también esperada. Esta doctrina se deriva básicamente de varios pasajes del Antiguo Testamento, y un pasaje del Nuevo Testamento, el cual incluye la frase “lluvia tardía”. Las presuntas profecías acerca del Espíritu Santo son forzadas a calzar en estos textos como significados alternos o lenguaje profético, y como una consecuencia, la confusión innecesaria acerca de estos pasajes relativamente simples ha oscurecido el entendimiento de los mismos. Las enseñanzas que han confundido a tantos son discutidas a continuación.

En el entendimiento pentecostal tanto como en el bíblico acerca de la lluvia tardía, el significado fundamental y primario de esta frase no está en conflicto. La “lluvia tardía”, hablando bíblicamente, es característica de Palestina, y cuando es mencionada en la Biblia, es usualmente conectada con la “lluvia temprana”. Éstas fueron los dos periodos naturales y normales de lluvia en la región de Palestina. La mayoría de eruditos están de acuerdo en que la lluvia temprana caería en algún momento durante el tiempo que corresponde a nuestros meses de octubre y noviembre, lo cual es el tiempo de siembra en Palestina (Barnes, 1976, p. 1384). Algunos dicen que esta lluvia era útil para plantar semillas (Roebuck, s.d.), y permitiría que las semillas broten y crezcan. La lluvia tardía entonces caería en el tiempo que corresponde a nuestros meses de marzo y abril (Barnes, p. 1384), y sería útil para el “crecimiento final de la siega” (Roebuck, s.d.), proveyendo el último refuerzo de nutrientes para ayudar a que los cultivos crezcan antes que fueran cosechados. Ambas lluvias eran necesarias para una cosecha provechosa en Palestina. Sin embargo, la aplicación espiritual de las mismas está en disputa.

Aunque esta frase es generalmente usada en el Antiguo Testamento para enseñar acerca de la providencia de Dios de bendiciones físicas, la doctrina pentecostal insiste en colocar mensajes proféticos para el derramamiento del Espíritu Santo en varios versículos que mencionan esta frase. Existen varias modificaciones concernientes al cumplimiento de estos supuestos derramamientos, pero solamente tres serán presentadas aquí.

De acuerdo a los dogmas básicos de algunos grupos pentecostales, el primero de los dos derramamientos (i.e., la lluvia temprana) ocurrió durante el comienzo de la iglesia en el Día de Pentecostés como es registrado en Hechos 2. Luego se hace una conexión. El propósito y providencia de la lluvia temprana, la cual fue dada para favorecer la germinación de las semillas plantadas, es arrancado del Antiguo Testamento y aplicado en el Nuevo Testamento como el primer derramamiento del Espíritu Santo en la iglesia “recién-brotada”. Desde luego, de acuerdo a esta doctrina el primer derramamiento o la lluvia temprana, fue dado con el propósito de hacer brotar y sostener a la iglesia recién plantada. Después de entender esta primera mitad de la doctrina, la segunda mitad no es tan difícil de adivinar.

Ya que se dice que la lluvia temprana vino durante el establecimiento de la iglesia, de acuerdo al propósito de la lluvia temprana, la aplicación de la frase “lluvia tardía” es muy simple. Ya que el derramamiento del Espíritu Santo en Pentecostés sería la lluvia temprana, luego, lógicamente, la lluvia tardía debería ser un segundo derramamiento del Espíritu Santo que tendría que venir en algún momento después que la iglesia hubiera ya tenido tiempo de crecer, y cuando ésta estaba casi lista para la siega (i.e., la Segunda Venida). Otra vez aquí, la frase “lluvia tardía” es arrancada del Antiguo Testamento y considerada como una profecía para el segundo derramamiento del Espíritu Santo, o la “Lluvia Tardía”. Así que, ¿cuándo caería esta “Lluvia Tardía”? Para algunos pentecostales, la pregunta ya no es, “¿cuándo pasará esto?”, sino “¿cuándo pasó esto?”. La respuesta de ellos: alrededor de 1906 durante el Avivamiento de la Calle Azusa y los avivamientos subsiguientes. Por tanto, todas las supuestas actividades milagrosas que han ocurrido desde 1906, incluyendo la que supuestamente está ocurriendo hoy, están en concordancia con el cumplimiento de la presunta profecía bíblica de la “Lluvia Tardía”.

El otro grupo de partidarios de la “Lluvia Tardía” sostiene la forma básica del primero en que, de acuerdo a su doctrina, hay dos derramamientos del Espíritu Santo. Otra vez, el primer derramamiento ocurrió en el Día de Pentecostés exactamente como Hechos 2 revela. Sin embargo, este grupo no cree que el segundo derramamiento ocurriera durante el Avivamiento de la Calle Azusa, en cambio ellos creen que el segundo derramamiento del Espíritu Santo (la “Lluvia Tardía”) todavía está por llegar, y será un antecedente a la Segunda Venida de Cristo. Esta doctrina todavía depende en la idea de derramamientos múltiples del Espíritu Santo basada en el entendimiento de la “lluvia tardía”, y por ende defiende las mismas presuntas profecías concernientes a la “Lluvia Tardía”.

Un tercer grupo defiende la idea de derramamientos múltiples del Espíritu Santo, y cree que la “Lluvia Tardía” está todavía por venir. Sin embargo, de acuerdo a ellos el Pentecostés fue solo una muestra de las cosas que habrían de venir, pero no fue ni la lluvia temprana ni la tardía. Al defender tal posición, este grupo combina la primera y la segunda, afirmando que la lluvia temprana ocurrió a comienzos del siglo XX (i.e., en el Avivamiento de la Calle Azusa), y que la lluvia tardía todavía está por venir. Otra vez, esta doctrina todavía depende en la idea de derramamientos múltiples y en el yerro acerca de la “Lluvia Tardía”.

Para algunos, todas estas tres posiciones pueden sonar plausibles. Incluso al mirar algunos pasaje bíblicos por primera vez, algunos pueden ser fácilmente engañados y llegar a pensar que esos textos pudieran estar enseñando estas doctrinas; especialmente cuando uno estudia estos pasajes con una de estas doctrinas en mente. Sin embargo, la pregunta no es, “¿podría la Biblia estar enseñando esta doctrina?”, sino “¿está la Biblia enseñando esta doctrina?”. Mientras que abordamos este estudio, todas estas posiciones serán tratadas como si fueran la misma, debido al factor que todas estas propugnan derramamientos múltiples del Espíritu Santo en concordancia con su entendimiento de la “lluvia temprana y tardía”. Por consiguiente, al mostrar las ideas bíblicas concernientes a la lluvia temprana y tardía, todas estas doctrinas serán refutadas. Vamos a ver lo que la Biblia dice.

LA REFUTACIÓN BÍBLICA

Un total de ocho versículos mencionan la lluvia tardía en el Antiguo Testamento. Cuatro de ellos de ninguna manera son de provecho para la posición pentecostal. Job 29:23, Proverbios 16:15, Jeremías 3:3 y 5:24 son versículos que mencionan la lluvia tardía, pero no son proféticos ni son generalmente usados para defender esta enseñanza pentecostal. Por otra parte, existen cuatro pasajes más que mencionan la lluvia tardía, los cuales son usados para propagar el entendimiento pentecostal de la lluvia tardía. Estos cuatro, más el pasaje del Nuevo Testamento, serán el punto central de nuestro examen.

Definiendo la “Lluvia Tardía” (Deuteronomio 11:13,14)

La primera vez que la Biblia menciona la lluvia tardía es en Deuteronomio 11:14. Para ser justos con la doctrina pentecostal, sus partidarios no claman que esta sea una profecía directa de un derramamiento del Espíritu Santo, sino ellos claman que este texto provee el carácter para una relación tipo/antitipo (asociación de similitudes entre dos personas, lugares, cosas o eventos no-relacionados de otra manera) entre la lluvia y los derramamientos del Espíritu Santo. Básicamente, ellos aseveran que Moisés, al hablar acerca de la primera y última lluvia, proveyó un tipo de las bendiciones espirituales futuras (antitipo) que serían provistas en el derramamiento del Espíritu Santo.

El versículo en sí mismo es una definición excelente del término bíblico “lluvia tardía”, y a través de este estudio, este versículo será usado como exactamente eso—una definición bíblica para la “lluvia tardía”. Moisés registró:

Si obedeciereis cuidadosamente a mis mandamientos que yo os prescribo hoy, amando a Jehová vuestro Dios, y sirviéndole con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma, yo daré la lluvia de vuestra tierra a su tiempo, la temprana y la tardía; y recogerás tu grano, tu vino y tu aceite (Deuteronomio 11:13,14).

Incluso al considerar este versículo superficialmente, la promesa de pacto de Jehová es muy clara: si los hijos de Dios guardaban Sus mandamientos, le amaban y servían como debían hacerlo, entonces Dios les bendeciría con lluvia natural literal. El hecho de que Dios estaba prometiendo lluvia física natural no puede ser enfatizado lo suficiente, especialmente a la luz de los pasajes que serán considerados posteriormente en este estudio. Además, el aspecto condicional de esta promesa es extremadamente importante para el entendimiento de este versículo, y todo versículo que hace referencia a la lluvia tardía. Simplemente, si ellos mantenían su parte del pacto, entonces Dios mantendría Su parte. Y ¿qué vendría como producto de la primera y última lluvia que el Señor enviaría? Directamente, “grano”, “vino”, y “aceite”; pero el resultado total de la lluvia es visto en el versículo 15, “comerás, y te saciarás”. Esencialmente, Dios les estuvo diciendo que Él proveería todo lo que ellos necesitaban si ellos permanecían fieles a Él.

Entonces, ¿qué fue la lluvia tardía? Ésta no era nada más que lluvia natural literal que fue prometida, la cual vendría si los hijos de Israel obedecían a Dios. Además, cuando consideramos el contexto inmediato, la lluvia tardía toma un significado más grande. En Deuteronomio 11:8, se nos recuerda que este libro fue escrito cuando Israel estaba al borde de abandonar el desierto y entrar a la tierra prometida después de 40 años de vagancia. En los versículos 10-12 Moisés registró:

La tierra a la cual entras para tomarla no es como la tierra de Egipto de donde habéis salido, donde sembrabas tu semilla, y regabas con tu pie, como huerto de hortaliza. La tierra a la cual pasáis para tomarla es tierra de montes y de vegas, que bebe las aguas de la lluvia del cielo; tierra de la cual Jehová tu Dios cuida; siempre están sobre ella los ojos de Jehová tu Dios, desde el principio del año hasta el fin.

Cuando consideramos estos versículos, los cuales calzan juntos con el versículo 14, aprendemos que cuando la promesa por lluvia tardía fue dada, los hijos de Israel estaban al borde de entrar a la Tierra Prometida. Note primeramente, la diferencia entre la tierra en la cual estaban y la tierra a la cual iban. Egipto y el desierto eran secos y rigurosos; tierras abandonadas por la lluvia. Por otro lado, Canaán era exuberante y verde; una tierra bendecida por abundancia de lluvia. Moisés quería que ellos notaran este punto ya que él mismo lo enfatizó al decirles que la tierra a donde entraban “no es como la tierra de Egipto” sino una tierra que “bebe las aguas de la lluvia del cielo”. Por tanto, la promesa condicional de la lluvia tardía es una promesa de que todas las cosas permanecerían iguales en esta nueva tierra hermosa y de bendición. Esta no fue una promesa de cambio drástico.

Segundo, se entiende claramente que la promesa de lluvia tardía estaba proyectada a recordar a los hijos de Israel que Dios estaba en control. No existe nada más en esto. En otras palabras, si ellos permanecían fieles a Quien estaba en control de las bendiciones (Dios), entonces ellos permanecerían en aquellas bendiciones que ya habían sido provistas en la tierra de la promesa. Cuando consideremos las profecías será provechoso recordar este punto importante, pero por ahora vamos a usarlo para ayudar a establecer nuestra definición. Una definición bíblica de la lluvia tardía sería: la lluvia natural gobernada por Dios que caía durante una estación particular, de la cual su promesa fue una condicional de bendición continua que mostraba el control absoluto que Dios tenía sobre el mundo que creó.

Aunque no es crucial, es interesante considerar la supuesta relación tipo/antitipo a la luz de su contexto. Con una definición bíblica ligada a la lluvia tardía y la promesa de la misma, la relación pentecostal tipo/antitipo entre la lluvia y el derramamiento del Espíritu Santo parece caer en pedazos. Primeramente, la lluvia que caía sobre la Tierra Prometida estaba ya cayendo sobre la gente pagana de la tierra antes que esa tierra fuera poseída por los israelitas. Así que lógicamente, si la lluvia es un tipo del derramamiento del Espíritu Santo, para ser consistente con su tipo, el antitipo (el Espíritu Santo) debió ya haber sido derramado sobre personas que no eran hijos de Dios antes que la iglesia fuera establecida. Sin embargo nadie estaría en la posición de sostener que éste fue el caso; ni nadie pudiera sostener esto bíblicamente. Otra vez, este punto no es fundamental para desmantelar esta doctrina, pero es ciertamente interesante notar que incluso dentro del reino de la lógica humana, esta presunta relación no cuadra.

Sea que el contexto de este versículo aclare o no las alegaciones de una relación tipo/antitipo, existe algo mucho más sustancial que considerar. En todo el Antiguo y Nuevo Testamento, el Autor divino escogió elaborar ciertos puntos, proveyendo por ende al lector de la Biblia con el comentario divino. En Su divino comentario, Dios siempre explica qué relaciones tipo/antitipo son importantes enseñar, y cuales son solamente especulaciones. Debería ser muy obvio que el hombre no está autorizado para hacer asociaciones que el Señor mismo no autoriza a través de Su Palabra inspirada. En cambio, Dios, al emitir Su luz inspirada sobre éstas, revela qué relaciones tipo/antitipo deberían ser consideradas. Por ejemplo, cuando Jesús habló acerca de Su muerte, sepultura y resurrección al tercer día, reveló que la permanencia de Jonás dentro del gran pez fue un tipo de los tres días que Él pasaría en la tumba (Mateo 12:39,40). Otro ejemplo es el comentario divinamente inspirado de Pedro sobre el diluvio como siendo un tipo para la destrucción del mundo a la Segunda Venida de Cristo (2 Pedro 3:1-7). También se pueden encontrar más ejemplos por todo el inspirado libro de Hebreos donde varias relaciones tipo/antitipo son explicadas en detalle. Una y otra vez, la Biblia nos revela las asociaciones que deberían ser consideradas y enseñadas al presentarlas dentro de sus páginas inspiradas, y al excluir todas las otras, también revela aquellas asociaciones que no deberían ser hechas o usadas para defender la doctrina bíblica.

Entonces la pregunta obvia llega a ser, “¿enseña la Biblia que la lluvia temprana y tardía del Antiguo Testamento debería representar algo espiritual en el Nuevo Testamento?”. ¡Ni siquiera remotamente! Como notaremos posteriormente, el único versículo en el Nuevo Testamento que incluso menciona la lluvia tardía (Santiago 5:7) no tiene nada que ver con alguna relación tipo/antitipo, especialmente con alguna acerca del derramamiento del Espíritu Santo. Y sin embargo, ¡la verdad es que éste es uno de sus principios fundamentales! Habiendo establecido que esta relación tipo/antitipo no es digna de consideración adicional, en la segunda parte de este estudio vamos a examinar las supuestas profecías para la llegada de la “Lluvia Tardía”. Los tres versículos (Oseas 6:3; Joel 2:23; Zacarías 10:1) que son usados en defensa de las profecías de la “Lluvia Tardía” pentecostal vienen de los libros proféticos cortos que han sido agrupados y llamados los Profetas Menores. En la siguiente sección continuaremos con la refutación bíblica al poner nuestra atención en esos profetas.

REFERENCIAS

“The Azusa Street Revival,” (sine data), Discernment Ministry International, [En-línea], URL: http://www.discernment.org/ologians.htm.

“The Azusa Street Revival, (1706-07) Part II” (sine data), Global Revival News, [En-línea], URL: http://www.sendrevival.com/history/azusa_street/leaders_of_azusa_street_2.htm.

Barnes, Albert (1976), Barnes Notes, (Gran Rapids, MI: Kregel Publications)

“It’s Raining!” (sine data), Prophetic Revelation, [En-línea], URL: http://www.propheticrevelation.net/former_and_latter_rains/raining.htm.

Mills, Wes (sine data), “Moderator’s Report on 20th Pentecostal World Conference,” [En-línea], URL: http://www.acop.ca/index.asp?DocumentID+1284.

“Pentecostalism” (sine data), [En-línea], URL: http://religiousmovements.lib.virginia.edu/nrms/penta.html.

Roebuck, David (sine data), “Restorationism and a Vision for World Harvest: A Brief History of the church of God (Cleveland, Tennessee),” Cyberjournal for Pentecostal-Charismatic Research, [En-línea], URL: http://www.pctii.org/cyberj/cyberj5/roebuck.html.



Derechos de autor © 2005 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Desconectado ymabel

  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 7,107
  • País: cl
  • Reputation: +202/-0
  • Sexo: Femenino
  • Dependiente alegre de Dios y su Palabra
    • Email
Re: La Lluvia Tardía
« Respuesta #1 en: Martes 10 de Mar, 2009, 08:58:11 am »
Geycr que interesante, gracias por compartirnos este estudio :apla: :apla: :apla: :buenas: lo hare recomendable  :buenas:
  "Fíate del Señor de todo tu corazón,
y no te apoyes en tu propia prudencia. 
Reconócelo en todos tus caminos,
y Él enderezará tus veredas.
Prov 3;5 a
  
 
Reglas del Foro

Desconectado jumedi

  • Cristiano Perseverante
  • ***
  • Mensajes: 108
  • Reputation: +1/-0
  • Sexo: Masculino
Re: La Lluvia Tardía
« Respuesta #2 en: Miércoles 11 de Mar, 2009, 11:33:48 am »
Geycer, muy bueno el tema lo he leido con mucha delicadesa y creo que lo espuesto esta muy bien a la luz de la palabra. y creo que lo importante no es la lluvia temprana o tardia sino que el Espiritu Santo este en mi, porque yo soy el templo del Espiritu, espero que pronto continues con lo demas porque esta apasionante.

Desconectado simpatico

  • Adorador Fiel
  • ******
  • Mensajes: 750
  • Reputation: +19/-0
  • Sexo: Masculino
  • Si vas a sembrar siempra bueno
Re: La Lluvia Tardía
« Respuesta #3 en: Miércoles 11 de Mar, 2009, 12:39:56 pm »
Interesante, y nosotros en nuestras iglesias cantamos muchas canciones relacionadas con la lluvia, ya que siempre se asociaban a derramamiento del Espiritu Santo canciones como:

Dios manda lluvia, Has llover y muchas más

Desconectado Matheus

  • Adorador Fiel
  • ******
  • Mensajes: 742
  • Reputation: +10/-0
  • Sexo: Masculino
  • Fiate del Señor de todo tu corazon......
Re: La Lluvia Tardía
« Respuesta #4 en: Lunes 19 de Oct, 2009, 10:55:53 am »
Que manera tan sutil de tratar de desvirtuar la Palabra!!!!!!!!!!!   Esta doctrina de la lluvia tardia para nada se basa  en el Antiguo Testamento!!!  Se basa ni mas ni menos en las propias palabras del Apostol Pedro cuando dio su primer discurso, que el si se baso en lo dicho por el profeta Joel, en ningun momento lei que el expositor citara Hechos 2:14-21, que es donde se basa esta doctrina. y donde claramente se puede ver que esta hablando de los postreros dias (o sea los que estamos viviendo en la actualidad.

Desconectado Ğeγ©e®

  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 8,282
  • País: pe
  • Reputation: +224/-0
  • Sexo: Masculino
  • Perú para XTO
    • D'CRISTO
    • Email
Re: La Lluvia Tardía
« Respuesta #5 en: Miércoles 11 de May, 2011, 21:53:24 pm »
Que manera tan sutil de tratar de desvirtuar la Palabra!!!!!!!!!!!   Esta doctrina de la lluvia tardia para nada se basa  en el Antiguo Testamento!!!  Se basa ni mas ni menos en las propias palabras del Apostol Pedro cuando dio su primer discurso, que el si se baso en lo dicho por el profeta Joel, en ningun momento lei que el expositor citara Hechos 2:14-21, que es donde se basa esta doctrina. y donde claramente se puede ver que esta hablando de los postreros dias (o sea los que estamos viviendo en la actualidad.

Haber, aclaremos:

1. La doctriana de la lluvia tardía, sí se basa en el A.T. ya que el término lluvia tardía proviene de allí como lo consta en el estudio de arriba.

2. Pedro jamás habla de una lluvia tardía, habla de un derramamiento del E.S. citando al profeta Joel y Joel sí habla del E.S.

3. El problema es que el pentecostalismo unió el término derramamiento del E.S. con la lluvia temprana y tardía.

4. Creo que el artículo citado arriba está muy bien explicado que la aplicación echa por los pentecostales está mal.

5. No es bueno cerrarse en algunos puntos para defender una doctrina, debemos estar siempre con humildad y abrir nuestras mentes a un estudio riguroso de la Palabra.

 :buenas:


 

Música Cristiana online Películas Cristianas Hosting & Diseño Hosting & Diseño
aaa aaa aaa aaa